domingo, 6 de junio de 2010

Post de Santiago Bilinkis sobre Coca-Cola

Estuve durante unos minutos reflexionando sobre si era mejor escribir un comentario en el blog de Santiago Bilinkis, dando mi parecer respecto a su post sobre la publicidad mundialista de Coca-Cola (http://spanish.bilinkis.com/2010/06/el-fiasco-de-coca-cola-y-el-lado-oscuro-del-marketing/). Finalmente, y ya que tengo mi propio blog, decidí aprovechar para escribir durante un rato en el mío. Más allá de la catarata de comentarios y la repercusión que tuvo su post (creo que ni siquiera él pensaba que iba a tener semejante impacto y repetición), realmente me parece que no está en lo correcto en su apreciación respecto al comercial de Coca-Cola.

Santiago Bilinkis lo presenta como si fuera una "manipulación de sentimientos". La realidad es que el comercial (tal como comenté en mi blog hace un par de semanas http://www.marketdynamo.com/2010/05/publicidad-mundial-2010-tycsports-nike.html), hace uso de un recurso más humorístico que nacionalista para reflejar la pasión del Mundial. No hay una línea del estilo Quilmes en mundiales anteriores, o de TyCSports en el presente Mundial, como para justificar hablar de manipulación. Realmente creo que exageró mucho, tal vez buscando una respuesta de sus muchos lectores, que evidentemente logró. Esto también queda claro desde el título del post, hablando del "fiasco de Coca-Cola"...todos sabemos que los títulos tienen que ser llamativos para que te lean, pero me parece demasiado efectista de su parte.

Por otro lado, creo que su visión del Marketing es realmente parcial. Es un estereotipo, y como tal, es prejuicioso. Hubo varios comentarios a su post, indicando esto, así que ahorro mis palabras. También hay Abogados sin escrúpulos y eso no hace a todos los bogas unos chorros.

Me parece que Coca-Cola hizo algo totalmente lícito, en ningún momento mintió ni manipuló, y simplemente usó una misma idea creativa (que vuelvo a decir, no era emocionalmente particular desde el ser nacional argentino, sino un recurso desde el humor), para realizar una campaña regional. Realmente, a ningún argentino le importa que este mismo comercial, también lo vea un paraguayo en Asunción y se sonría.